¿Cómo mejorar la experiencia de empleado?

¿Cómo mejorar la experiencia de empleado?

La experiencia de empleado se ha convertido en uno de los indicadores clave sobre el éxito de una organización. Solo aquellas que tienen empleados satisfechos, productivos y con una baja tasa de rotación consiguen ser realmente competitivas, resolutivas y aportar la diferencia en el mercado.

No solo se trata de encontrar el mejor talento, sino que el talento debe estar motivado y dar lo mejor de sí. La experiencia de empleado, de hecho, influye en el employer branding y hace más fácil conseguir talento cualificado.

En este sentido, podemos relacionarlo con la experiencia de cliente. Igual que un cliente satisfecho nos lleva a más ventas, recomendaciones y nos trae a otros clientes, un empleado con una buena experiencia en la empresa será más productivo, nos generará una mejor imagen y atraerá a personal más cualificado.

Por ello, en la última década cada vez más empresas trabajan activamente la experiencia de empleado. No se trata solo de una cuestión económica, que también, sino de imagen corporativa, de cultura organizacional, de sostenibilidad y de ser, realmente, la mejor organización que podamos ser.

Trabajar la experiencia de empleado no siempre se considera una prioridad. No obstante, no podemos obviarlo si queremos mejorar nuestros índices de rotación de empleados y nuestro atractivo para el talento externo.

Las personas, la mejor tecnología

personas experiencia de empleado

La experiencia de empleado sostiene que las personas son nuestro mejor recurso y nuestra mejor tecnología. En plena Cuarta Revolución Industrial, podemos ver cómo las tecnologías más avanzadas pasan a quedarse obsoletas en un tiempo récord.

Ya no se trata tanto de tener el último software o la última maquinaria, como de tener personas que sepan adaptarse y aprender. Con la velocidad en la que se producen las innovaciones, la gestión del cambio del personal pasa a ser una prioridad.

El cambio siempre provoca resistencia, por lo que en un nuevo ecosistema en el que el cambio es la constante, hay que aprender a llevar esas nuevas dinámicas. El personal es la pieza de ese engranaje que hace funcionar un ecosistema de cambio continuo. Ellos son los que estarán ahí y tendrán que ir adaptándose a las nuevas necesidades del mercado.

Cuidarlos y aportarles liderazgo transformacional de valor, hará que nuestros recursos humanos funcionen y que no haya que buscar nuevo talento fuera. Ayudados por mapas de empleado, se podrán crear itinerarios personalizados que hagan a los mismos crecer a la vez que crece la organización.

Si los empleados son la mejor tecnología que poseemos, debemos cuidarlos como tal. Que estén siempre a punto, que se sientan valorados y que la empresa sea un lugar en el que puedan desarrollarse profesionalmente y crecer también personalmente.

Mejorar la experiencia de empleado

Equipo de experiencia de cliente

En la práctica, mejorar la experiencia de empleado debe traducirse en medidas concretas. A continuación veremos algunas de las más efectivas.

Como con cualquier otro objetivo empresarial, debemos comenzar con una fase de diagnóstico. La primera parte del proceso conlleva comprender cuál es la situación de la compañía.

Para ello, la evaluación del clima laboral es una de las mejores herramientas. También nos puede ayudar la evaluación del desempeño, para asegurarnos que no hay puntos de fricción dentro de la compañía. En muchas ocasiones, especialmente en las empresas más grandes, los superiores no tienen conocimiento de muchas de las dinámicas que se dan en los eslabones más bajos de la estructura.

Sin embargo, cada parte de la empresa debe funcionar correctamente si queremos tener una buena experiencia de empleado.

Tras el diagnóstico llega el análisis y la formulación de objetivos. Para llegar a estos objetivos hay que hacer acciones concretas, ofrecer beneficios para empleados o crear journey employee maps que aumenten la satisfacción.

Por último, pero no menos importante, hay que analizar los resultados. Según los resultados obtenidos con nuestras estrategias, podremos cambiar el foco o hacer reiteraciones que nos permitan seguir cosechando mejoras.

Con poca inversión o incluso ninguna, simplemente transformando dinámicas internas que no funcionan, los resultados pueden ser espectaculares. Puede haber un verdadero antes y después ante lo que significa trabajar en nuestra organización.

Esta mejora se reflejará tanto de forma interna como al exterior, a nuestra comunidad.

Diagnóstico de la experiencia de empleado

Reputación online

El primer paso que tenemos que seguir para mejorar la experiencia de empleado es realizar el diagnóstico de la situación actual. Es decir, cómo es el clima laboral de la empresa, cuál es la cultura organizacional percibida y cómo se podría mejorar el desempeño de los trabajadores.

Las encuestas de evaluación del clima laboral son la mejor manera de identificar la situación general de la empresa. Para que la encuesta funcione es importante que las preguntas estén diseñadas correctamente. Un mal planteamiento de la encuesta podría falsear los resultados.

Igualmente, es importante trasmitir que se trata de una herramienta de diagnóstico. Si hay miedo a posibles represalias, será muy difícil que el personal hable con sinceridad. Por ello, lo más recomendable es realizar la encuesta de manera anónima y con herramientas informáticas que impidan la identificación.

Igualmente, para mantener este anonimato las preguntas deben ser generales y poder responderse mediante una escala numérica.

Por otra parte, la evaluación del desempeño nos permite llegar a donde no llega la evaluación del clima laboral. En este caso, se evalúa el desempeño individual de cada trabajador, para encontrar puntos de mejora.

Aunque hay muchos tipos de evaluación del desempeño, las evaluaciones 360º son las más interesantes. Jefes, supervisores, empleados y proveedores se evalúan mutuamente, de manera que no haya sensación de impunidad y todos intenten crear el mejor ambiente de trabajo posible.

Por último, tenemos que hablar de la cultura. Muchas veces el problema comienza en no tener definida la cultura organizacional que queremos fomentar. En estos casos, ese será el primer caso.

En otros, en que la cultura que creemos que tenemos no se corresponde en nada con la existente. Por ello, habrá que hacer cambios significativos para eliminar esos elementos tóxicos o que no cuadran con la imagen que queremos tener.

Análisis y formulación de objetivos

Objetivos

El segundo paso comienza por el análisis del diagnóstico. Tenemos qué hacer dos preguntas clave: ¿qué está pasando? y ¿qué queremos que pase? Es decir, ¿cuáles son nuestras prioridades?

En función de estas prioridades, tenemos que formular unos objetivos. Para cumplir esos objetivos hay que seguir unas estrategias a través de tácticas concretas.

Este apartado es una de las claves fundamentales de la gestión del talento. Si queremos mejorar la experiencia de empleado necesitamos trabajar diferentes aspectos que van más allá del económico.

Por supuesto, la remuneración es un punto clave, pero no siempre el más determinante. Muchos empleados prefieren ganar menos en un puesto en el que se sienten más a gusto o tienen beneficios adicionales que priorizar únicamente el beneficio económico.

Una de las herramientas más útiles que podemos utilizar en este momento es el employee journey map. También conocido como mapa de empleado se trata de una herramienta de recursos humanos en el que se dibuja un recorrido para cada trabajador.

Un recorrido consensuado con el mismo y que tenga en cuenta sus necesidades y las de la empresa. Con esto se consigue evitar la sensación de estancamiento y se logra un crecimiento mutuo que ayuda a la retención de los profesionales.

Por otra parte, a través de las encuestas de satisfacción de empleados mencionadas anteriormente también podemos sacar datos fiables sobre las prioridades de los empleados.

Así, a la hora de elegir beneficios podremos saber si valorarán más tener un día más de teletrabajo a la semana, si las actividades de team building están funcionando o si prefieren tener ayudas de comedor o seguro médico privado, por ejemplo.

Una vez que tengamos los datos, podremos estudiar qué medidas suponen un mayor retorno de la inversión en forma de satisfacción del personal. Por ello, es importante tener indicadores numéricos de antes y después de las mejoras.

Conclusiones y reiteraciones de mejora

Innovación

Por último, tenemos que hablar de las conclusiones de nuestro trabajo de experiencia de empleado. De nada sirve hacer mejoras a lo loco sino hacemos un seguimiento para comprobar si han surtido efecto.

Igualmente, hay que decidir si vamos a cambiar estrategias o vamos a hacer reiteraciones en los casos que sea posible. La mejora de la experiencia de empleado debe ser una de las prioridades del departamento de recursos humanos.

Una gestión de equipos adecuada deberá reflejarse en las nuevas encuestas de clima laboral y satisfacción de empleados. Es importante tomarse esta información como meramente informativa y no tratar de personalizar culpables.

De esta manera la información llegará más pura y será más fácil tomar medidas correctoras generales. El miedo a potenciales castigos o despidos es uno de los riesgos más grandes en este tipo de acciones.

Por eso, hay que tener muy claro el objetivo. Queremos mejorar la experiencia para todos los empleados, no castigar a aquellos que aún no estén en sintonía. Por el contrario, el objetivo es conseguir que todos remen a la vez de la misma manera, haciendo de nuestra empresa un lugar agradable y recomendable para trabajar.

¿Eres consultor?

Si quieres unirte a nuestra red de expertos y acceder a nuestros retos no dudes en unirte a nuestro equipo.

Quiero convertirme en experto –>

¿Necesitas ayuda para encontrar la mejor solución a tus retos?

Combinamos lo mejor de cada especialista y/o tecnologías para ofrecerte la mejor solución posible.

Busco soluciones –>

Artículos que podrían interesarte