Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.

Connecting Visions

Cuarta Revolución Industrial

Cuarta Revolución Industrial: cómo va a transformar el mercado de trabajo

La Cuarta Revolución Industrial está cada vez más cerca de convertirse en una realidad. Para entender qué es esta revolución, echemos un vistazo al pasado.

La primera revolución industrial surgió entre el siglo XVIII y XIX con la aparición de la máquina de vapor y la mecanización de los procesos. La segunda revolución industrial tuvo lugar con el descubrimiento de la electricidad, la cadena de montaje y la producción en masa desde 1850 a 1914.

La tercera revolución industrial es la actual. Se caracteriza por la automatización de procesos y las tecnologías de la información y comunicación, incluyendo la digitalización de empresas.

Sin embargo, el desarrollo de la automatización y las TICs han llevado al horizonte a una nueva revolución que va a transformar por completo nuestra relación con el trabajo y los medios de producción. Los cambios tecnológicos se han acelerado y en pocos años todo será diferente a cómo es ahora.

El avance del machine learning, la inteligencia artificial o la gig economy solo son ejemplos de una nueva forma de procesar datos, realizar operaciones industriales y, en definitiva, concebir el mercado de trabajo.

Adelantarse a esta revolución desde tu organización te permitirá estar preparado para los retos del futuro.

Cada vez que hay una de estas revoluciones industriales, hay muchas empresas y organizaciones que se quedan atrás y no son capaces de adaptarse. En un momento como el actual, no adaptarse es una sentencia de muerte para el negocio.

¿Qué es la Cuarta Revolución Industrial?

Cuarta revolución industrialEl concepto de la Cuarta Revolución Industrial lo desarrolló por primera vez Klaus Schwab en el año 2011.

Estamos ante una revolución que cuenta con dos vertientes: una es el aspecto tecnológico y otra en el laboral.

La Cuarta Revolución Industrial se caracteriza por el desarrollo de la robótica, el Internet de las Cosas y la Inteligencia artificial. La robótica permite que las máquinas puedan realizar tareas impensables hasta ahora, eliminando el factor humano de muchas profesiones tradicionales, el internet de las cosas permite incluso a los propios electrodomésticos comunicarse entre sí.

La inteligencia artificial, por su parte, aporta ese plus que permite a todo trabajar con independencia, sin necesitar supervisión humana. Aplicando principios de machine learning, se vuelve cada vez más perfecta, eliminando posibles fallos humanos. Desde el marketing automation hasta la automatización de procesos industriales, el ser humano será cada vez más accesorio en el horizonte que plantea esta nueva revolución.

En cuánto al apartado laboral, el centro de esta revolución en la aparición de la gig economy y la destrucción de la mayor parte del trabajo no cualificado. La desaparición de puestos de trabajos y aparición de otros nuevos es intrínseca a cada nueva Revolución Industrial.

A la vez que se eliminan estos perfiles no cualificados hacen falta otros perfiles altamente especializados y con importantes hard skills. Al tratarse de tecnología en continua transformación, estos perfiles se adaptan mucho más a la gig economy, con trabajo por proyectos en vez de formar parte de la plantilla.

Esto ofrece una mayor flexibilidad a los trabajadores y empresarios, permitiendo adaptarse a la situación requerida por el mercado en cada momento.

En Connecting Visions somos un ejemplo de consultoría adaptada a esta nueva Cuarta Revolución Industrial. Contamos con profesionales independientes para trabajar en proyectos de todo tipo, desde experiencia de cliente a digitalización, CRM u operaciones industriales, teniendo en cuenta todos los cambios que vienen.

La gig economy o la transformación del mercado de trabajo

gig economy workersLa gig economy supone una completa transformación del mercado de trabajo. Gracias a la aparición de plataformas digitales, encontramos la unión entre trabajadores independientes con compradores de servicios.

Frente al modelo tradicional en el que un trabajador se vinculaba a una única empresa, en muchas ocasiones de por vida, nos encontramos con un proceso mucho más flexible. Se trata de un nuevo modelo que permite eliminar las barreras que existían anteriormente.

Con la implantación del teletrabajo, un trabajador independiente puede trabajar desde su casa con múltiples empresas que pueden estar en cualquier rincón del mundo. Igualmente, pueden ser contratados para proyectos presenciales, pero manteniendo su independencia.

Esto les permite una carrera mucho más dinámica e interesante, consiguiendo enfrentarse a retos diferenciados y a una mayor especialización. En lugares como Estados Unidos, hasta un 92% de los millennials prefieren la gig economy a la tradicional por la flexibilidad que supone, permitiendo cambiar de ciudad y un estilo de vida más dinámico e incluso divertido.

Siguiendo con el ejemplo de Estados Unidos, el 35% de la fuerza de trabajo eran autónomos en 2019. En España ese porcentaje se reduce en el 16% según el INE. Sin embargo, se trata de un porcentaje en crecimiento.

Según las previsiones, para este año se cree que en Estados la mitad de las empresas dependerán de trabajadores independientes o de la gig economy. Para 2027, este porcentaje crecerá hasta el 60% de las plantillas.

El papel de la pandemia

PandemiaUno de los motivos que explica esta gran expansión de la gig economy ha sido la pandemia de la COVID-19.

Este tipo de trabajadores independientes han sido más demandados que nunca, acostumbrados a una independencia y a una fórmula de trabajo en remoto que se ha convertido en una obligación en la mayor parte del planeta.

Hemos vivido una especie de experiencia piloto que ha hecho que profesionales y empresas descubran las ventajas de ser y trabajar con profesionales independientes. Muchas veces por necesidad, ya que muchas empresas han debido echar el cierre y el talento ha tenido que buscar nuevas formas de reinventarse.

Sin embargo, los resultados han sido positivos. Muchas empresas han decidido no volver a implantar el trabajo presencial, reduciendo costes, a la vez que han empezado a contar con un mayor número de trabajadores independientes.

Los trabajadores han encontrado una fórmula que le permite controlar cómo trabajar, cuándo y cuánto, especialmente interesante para lograr una mayor conciliación familiar. Con la pandemia y las escuelas cerradas, esta conciliación se ha vuelto una obligación.

No menos importante es la posibilidad de desarrollar nuevas habilidades en proyectos diferentes. Se evita el trabajo repetitivo y frente a la rutina encontramos una manera de lograr fomentar las habilidades que necesiten en cada momento, con un mayor control sobre el desarrollo de su carrera profesional.

Retos de la Cuarta Revolución Industrial

Retos de revolución industrialLa Cuarta Revolución Industrial no solo plantea ventajas, sino también algunos retos.

Uno de los principales tiene que ver con la gestión del estrés del trabajador. Una economía gig también supone una menor estabilidad, con búsquedas constantes de nuevos proyectos en los que involucrarse.

Aunque con una buena gestión puede suponer ingresos superiores, también puede hacer que en determinadas épocas los mismos disminuyan, dificultando la creación de planes a largo plazo o el establecimiento de proyectos estables de vida.

Falta una red de seguridad, lo que ha llevado a los expertos de Silicon Valley a alzar su voz por la renta básica universal. Apuntan los expertos que con la automatización de procesos y el desarrollo de la RPA, se van a perder más puestos de trabajo de los que se pueden generar, por lo que habrá que cubrir algunas necesidades básicas.

Otras propuestas incluyen que sean los propios robots los que paguen los impuestos destinados a mantener nuestros niveles de bienestar, lo que probablemente podría reducir el margen de beneficios que muchas organizaciones esperan.

Enfrentarse a este proceso es uno de los retos fundamentales de la Cuarta Revolución Industrial.

La situación del talento senior es otro de los retos más interesantes. Este tipo de talento cuenta con una situación cada vez más complicada, a pesar de todo lo que pueden aportar. El 15% de los desempleados en España tiene más de 55 años, una situación que ha ido creciendo según datos de UGT.

La aparición de la gig economy ha hecho más fácil aprovechar sus habilidades, perfectas para afrontar procesos de liderazgo transformacional.

¿Cómo gestionar el nuevo talento?

Gestión del talnetoEl nuevo modelo de la Cuarta Revolución Industrial también trae nuevos retos en la gestión del talento. En este sentido, hay roles esenciales que son cada vez más difíciles de cubrir.

La rapidez con la que surgen nuevos perfiles profesionales hacen prácticamente imposible para muchas empresas lograr al profesional requierido. En ese sentido, los profesionales independientes tienen una gran oportunidad pero la empresa debe ser también atractivas para ello.

Los trabajadores necesitan ser hoy día multitask siendo capaces de aprender nuevas habilidades en un tiempo récord. Gestionar este tipo de talento no es fácil y aquí es donde entran perfiles con más experiencia en la gestión de equipos.

Según una encuesta de USA Today, el 40% de los millenials altamente calificados tiene intención de cambiar su trabajo de asalariado a freelance. Este tipo de perfiles con hard skills son difíciles de satisfacer y requieren entornos de trabajo deslocalizados y adaptados a su nueva forma de trabajar.

Contar con expertos en gestión del cambio dentro de las organizaciones hará que esta adaptación a la nueva realidad sea más fácil. También el personal que se mantenga en la forma tradicional debe aportar y construir una nueva forma de relacionarse con compañeros que pueden estar ubicados en cualquier lugar del mundo.

Si quieres adaptarte a la Cuarta Revolución Industrial, cuéntanos tu reto. En Connecting Visions te damos tres propuestas diferentes para cubrir tus necesidades y adaptadas a tu presupuesto.

The Consulting Machine