C-Suite: ¿quiénes son y qué pueden hacer por mi empresa?

C-Suite: ¿quiénes son y qué pueden hacer por mi empresa?

La C-Suite es un término que cada vez se utiliza más. Lo que antiguamente podríamos conocer simplemente como los “jefazos” de una empresa, ahora tienen un nombre, unas funciones y unas habilidades más definidas.

También conocidos como C level​s, en castellano lo podríamos traducir como​ «ejecutivos de nivel C». La C, en este caso, significa Chief, es decir, jefe en nuestro idioma. Sin embargo, una traducción más correcta sería director o director ejecutivo.

Es decir, la C-Suite son los directores o máximos responsables de una compañía. No solo el máximo responsable, que sería el CEO, sino también los responsables ​de cada área: de marketing, operaciones, recursos humanos, etc.

Hay que tener en cuenta que no todas las empresas tienen C-Suite. Para ser considerado parte de la C-Suite hace falta un nivel de experiencia y conocimiento que no está al alcance de todo el mundo.

Por eso, en un primer momento, solo las empresas más grandes se podían permitir contar con uno de estos grandes profesionales. Sin embargo, la llegada de la Gig Economy y las nuevas formas de trabajar lo ha transformado todo.

Ahora es posible encontrar consultores independientes que hacen consultoría para PYMEs como uno de estos profesionales. Es decir, puedes contratar a tiempo parcial un perfil ejecutivo de nivel C para trabajar en tu empresa sin tener que incluirlo a plantilla.

Estos profesionales ejercen su labor como asesores freelances, por lo que no forman parte de la estructura empresarial y no hay que cargar con los costes asociados.

De esta forma, se ahorran costes y las empresas más pequeñas acceden a perfiles experimentados que de otra manera les resultaría imposible.

¿Qué es C-Suite?

Mesa con ejecutivos

Conocemos por C-Suite a los máximos ejecutivos de una organización. No hay un número determinado de miembros de la C-Suite, sino que variarán según el tipo de empresa y sus necesidades.

Las responsabilidades de cada ejecutivo de nivel C también pueden variar según la organización. Puede, por ejemplo, que en una empresa haya un único cargo de nivel C, el CEO, en cuyo caso tendrá que hacerse cargo también de la dirección de operaciones o la dirección financiera.

Normalmente, cuánto más grande es una organización, más personas forman parte de su estructura C-Suite. A veces, puede haber miembros con carácter temporal, ya sean internos o externos.

Por ejemplo, se puede contratar a un director de IT para una migración tecnológica y tener dicho puesto solo mientras se realiza la migración y se implementa.

El liderazgo transformacional es una cualidad intrínseca a cualquier C level, así como la gestión de conflictos, el pensamiento estratégico o la capacidad de tomar decisiones bajo presión. Todo ello, mientras crean y aplican planes integrales a corto, medio y largo plazo para la compañía.

De hecho, su importancia radica en su responsabilidad. Al tener los puestos más elevados en cada categoría, son los encargados de establecer la estrategia a seguir y hacer también la parte ejecutiva para que dicha estrategia se materialice, inspirando a los demás, creando los objetivos y marcando las pautas y las metodologías necesarias.

Así, la estrategia para empresas parte en cada departamento de su director ejecutivo, que la aterriza para que el resto de los miembros de la organización puedan llegar a unas metas predefinidas.

Tipos de C-Suite

Tipos de C Suite

Aunque no hay un número exacto de miembros de la C-Suite, sí que hay cargos más habituales. Ya hemos comentado que, al final, el número de ejecutivos de nivel C va a depender de las necesidades y el organigrama de la empresa.

De todas formas, sí que hay puestos comunes en casi todas las empresas que disponen de C-Suite, por lo que vamos a ver cuáles son estos puestos y de qué se encargan en cada uno.

Aunque cada empresa pueda definir las responsabilidades de sus ejecutivos según sus necesidades, al final siempre hay tareas que hay que cubrir sí o sí y que son donde solemos encontrar a estos profesionales de alto nivel.

CEO (Chief Executive Officer)

CEO de una empresa

De todos los miembros de la C-Suite, el CEO, director general o director ejecutivo es el más conocido. En muchas ocasiones coincide con el propietario o fundador de una compañía, pero no siempre es así.

Este es, de hecho, el mayor error que se suele cometer cuando se piensa en la figura. Es normal en las empresas más grandes, especialmente cuando cotizan en bolsa, que el CEO sea alguien diferente de sus principales propietarios.

Estamos ante el ejecutivo de mayor rango que puede tener una empresa. Toma las principales decisiones corporativas y también coordina el trabajo del resto de la C-Suite.

Aunque es el ejecutivo de mayor rango, puede responder (si existe) ante un consejo de administración, que tiene la potestad de limitar su poder o sustituirlo. En caso de adquisiciones de otras empresas o de venta de la misma, el CEO es el encargado de prepararlo todo, aunque sea el consejo de administración el que tenga que dar el visto bueno a su plan.

Este director ejecutivo se encarga de crear la visión general de la empresa, dirigirla y aplicar el plan estratégico para alcanzar dicha visión.

CHRO (Chief Human Resources Officer)

recursos humanos

El CHRO o director de Recursos Humanos es otro de los miembros de la C-Suite más relevantes. En este caso hablamos del máximo jefe de personal de una empresa.

Su responsabilidad ​engloba todo lo relacionado con la gestión del talento. Aquí entran la contratación y el despido, pero también aspectos como las normativas, los beneficios de empleado o la creación de planes de desarrollo de talento para el personal.

De hecho, las tareas de selección de personal o de gestión de nóminas, por ejemplo, suelen estar delegadas, encargándose principalmente de la parte estratégica.

Un CHRO tendrá que saber qué talento se necesita, cómo se pueden mejorar las tasas de retención, así como todo lo relacionado con la cultura organizativa. En última instancia,​ también sería su responsabilidad que en la empresa haya un buen ambiente de trabajo, ​así como que los trabajadores sean productivos y estén motivados.

También que los trabajadores sean productivos y estén motivados.

Mientras que el CEO nunca trabaja como un externo independiente, si encontramos CHRO como consultores a tiempo parcial en empresas que necesitan una definición de sus planes de talento o que requieren transformar su cultura empresarial.

CFO (Chief Financial Officer)

CFO externo

El director financiero o CFO es otro puesto ejecutivo que puede ser muy útil en una empresa de cualquier tamaño. Sus responsabilidades incluyen todo lo relacionado con las finanzas corporativas.

Sus responsabilidades van desde la supervisión de la actividad fiscal de la compañía, hasta hacer presupuestos, un plan financieros, auditorías o los diferentes informes necesarios a lo largo del tiempo. Desde los que hay presentar a nivel fiscal como informes para ventas, adquisiciones o, simplemente, para solicitar ayudas y subvenciones.

Este profesional se encarga de la planificación económica a corto, medio y largo plazo, así como del seguimiento del flujo de caja. Si hay algún problema, él deberá proponer las acciones correctivas correspondientes para que la empresa recupere su fluidez.

Un CFO externo puede ser muy útil para la creación de roadmaps financieros, la creación de informes para inversores o para echar un vistazo profundo a la contabilidad. Ya sea de manera continua o para necesidades puntuales, suponen un gran aliado a considerar.

Por ello, es bastante habitual encontrarlos como consultor financiero en empresas de tamaño pequeño y mediano. En este caso, son independientes, pero permiten tener controlad​a el área financiera de la compañía, que suele ser la más complej​a en la mayor parte de las ocasiones.

COO (Chief Operations Officer)

director de operaciones

El director de operaciones es el encargado de controlar las actividades diarias de una organización. Se trata de la persona que tiene el control sobre todo lo que se va haciendo en el día a día.

Por sus características particulares, este puesto está considerado como la puerta de entrada a la posición de CEO, ya que el background que ofrece es ideal para posteriormente tener el control total de la compañía.

En la práctica, depende del CEO, y es el que ejecuta las labores que este le encarga. Aunque todos los C level son horizontales en el organigrama, con la excepción del CEO, el Chief Operations Officer controla en cierta forma todo lo que hacen los demás.

Gracias a él podemos asegurarnos que toda la empresa rema en la dirección adecuada. Es su tarea que la visión esté clara y que los procedimientos sean similares para todo el mundo.

Al tener un papel de coordinación continua, es menos habitual encontrarlo como consultor externo.

CMO (Chief Marketing Officer)

director de marketing

El director de marketing es el encargado de la estrategia de marketing de la compañía. Será la persona que traslade a un plan de marketing integral la visión y los objetivos que se quiera conseguir desde la dirección ejecutiva.

Aquí tenemos que diferenciar entre marketing online y offline, así como aspectos como la investigación de mercados y el seguimiento de tendencias. El director de marketing tendrá en cuenta el ejemplo de customer journey de su cliente potencial y tratará de impactarlo con una estrategia global.

Todo el apartado de experiencia de cliente también suele depender de este profesional. Igualmente, las relaciones públicas y, en muchas ocasiones, la comunicación y la relación con los medios entrarán en este departamento.

Un CMO externo o part time tiene bastante sentido si queremos poner en marcha una estrategia de marketing integral.

CTO (Chief Technology Officer)

Directora de tecnología

Por último, tenemos que mencionar al CTO, director de IT o director tecnológico. Se trata de un puesto que no era tan habitual hasta hace unos años, cuando se está volviendo cada vez más imprescindible.

Conforme la dependencia tecnológica de las compañías aumenta, más interesante es contar con un profesional que se dedique a todo el apartado de estrategia técnica y tecnológica.

Este profesional sabrá qué nuevas tecnologías hay que aplicar y pondrá en marcha los planes de implementación para que la organización no quede obsoleta. En un momento en el que la digitalización es imparable, este rol tiene un papel clave en el futuro de cualquier compañía.

Más allá de establecer dicha estrategia, también debe ser capaz de comunicarla eficazmente. Por una parte, a los otros miembros de la C-Suite, que no siempre están abiertos a los cambios. Por otra, a los empleados, que deben entender cómo la tecnología va a mejorar su trabajo.

Al ser un puesto más novedoso, es muy habitual encontrar a estos profesionales como CTO part time, trabajando de manera independiente en varias compañías y aportando su granito de arena en cada una de ellas.

En Connecting Visions contamos en nuestro Ecosistema con perfiles de C-Suite independientes preparados para responder a los retos de tu organización en ​formato part time. Dinos qu​é necesitas y te buscamos las mejores soluciones.

¿Eres consultor?

Si quieres unirte a nuestra red de expertos y acceder a nuestros retos no dudes en unirte a nuestro equipo.

Quiero convertirme en experto –>

¿Necesitas ayuda para encontrar la mejor solución a tus retos?

Combinamos lo mejor de cada especialista y/o tecnologías para ofrecerte la mejor solución posible.

Busco soluciones –>

Artículos que podrían interesarte